CONCURSO

Arquitecto: Ignacio Noguera Muñoz

   La actuación que se planteaba sobre la Plaça del Poble y su entorno, se centraba en la recuperación del mismo como  espacio singular donde se relacionaran los diferentes aspectos históricos y urbanos que tienen lugar en ella. Entendimos la recuperación  de este espacio como la intervención en los siguientes aspectos básicos:

– Continuación del Eje comercial que recorre el casco histórico de norte a sur desde el Carrer Valencia y su prolongación a través del Carrer de San Roque, reconociendo el carácter vertebrador del mismo dentro de la trama urbana.

– Renovar la Imagen del Ayuntamiento se planteaba como un objetivo básico en la recuperación de la plaza así como en la puesta en valor de la Torre musulmana que actualmente queda relegada a un segundo plano.

En lo que respecta al tratamiento propiamente dicho de la plaza es la inmensa carga histórica la que obligaba a plantear una solución que apelase a este espacio como el monumento singular de la memoria colectiva de Silla, un lugar identificado socialmente. Por ello entendimos que en primer lugar la plaza debía de ser un espacio donde se diera cabida a todas las actividades resultado de esa tradición común a todo un pueblo. Esto supone generar un espacio libre, sin obstáculos. Por ello planteamos liberar la zona central de la plaza de manera que la flexibilidad fuera máxima reduciendo las necesidades de mobiliario urbano a la periferia.

 Además de responder a un requisito funcional, un espacio como éste, debería reflejar aquello que supone la esencia de una historia en común. Esta historia común en el caso de Silla está íntimamente ligada a su territorio, a su medio natural y a su relación con las poblaciones vecinas.  Todos los procesos y modificaciones paisajísticas del territorio se condicionan por la presencia del hombre resulltando un equilibrio con la naturaleza que tiene sus reglas y sus límites. Como resultado de esta interacción surge una estructura que no sigue un patrón geométrico  sino aquel que deriva de la lógica del aprovechamiento del medio natural.

  Manifestamos en nuestro propuesta la huella que deja el hombre en el territorio, referencia de la historia que le ha visto  nacer , aludiendo de manera directa a su estructura, sus caminos, sus campos sembrados, sus canales vertiendo al lago…su razón de ser como memoria construida de un pueblo. Por ello marcamols casi a modo de un “injerto” la traza de la historia de aquellos que han dejado su  marca en el territorio.